También me gusta leer lo que piensan de lo que pienso. Comentarios, por favor!

domingo, 8 de noviembre de 2009

Let me be your fucking wings.



Sabes como hacerme feliz, o por lo menos como hacerme creer que lo soy.

Apareciste de nuevo como aparecen las cosas perdidas. Sin motivo aparente, sin previo aviso... tal vez para encontrarte a ti misma en mi, nuevamente. Tal vez sea esa la razón, porque tu te olvidas de ti, pero yo no te olvido nunca.

Nos encontramos otra vez y quisiste toda mi atención. Fue fácil conseguirla con la petición a la que sabías, no me iba a negar: "Cuéntame algo que nadie sepa". Y te conté todo, y tu me lo contaste todo en un juego crónico, en el que nadie ganaba ni perdía: mi juego favorito. Para el final de cada día sabías más cosas de mi de las que sabe cualquiera que lo hubiera pasado conmigo. Y tu tan lejos, a pesar de estar tan cerca.

Alguna vez respondieron "fairy tale" mientras hablaba de ti con un cigarro en la mano y todas mis lágrimas en la otra. Y quise con todas mis fuerzas que así fuera, pero no es así. En los cuentos siempre se los lleva el destino por caminos separados, a ti... a ti no te lleva nadie. Tu te vas cuando te aburres, cuando ya no hay nada más que ver, cuando se te pasa la novedad... ¿yo qué sé? Es cuestión de buscar cualquier argumento ridículo, hacerlo parecer descomunal y desaparecer dejando el rastro suficiente para que te siga por algunos días.

A veces me gusta pensar que te vas porque no soportas el estar tan cerca. Tu sabes de lo que hablo... ese miedo que tuviste hace tantos sueños ¿te acuerdas? A que yo fuera el jodido amor de tu vida y te crecieran raíces. O grilletes. O un ancla. O lo que sea...

La última vez que te fuiste fue dos días. "Mejor ya no jugamos" fue la última línea antes de que la pantalla se pusiera negra y comenzara a aparecer el Cast: tu y yo. Todo por no querer contarte algo que ya sabes, que todo el mundo sabe, carajos, que hubieras adivinado tan solo con verme a los ojos... pero que no estoy lista para decir en voz alta aún. ¿Es pecado tener miedo? Claro... hay que ser valiente, tomar riesgos, desenvainar la espada y lanzarte sin mirar atrás.

Pero, perdona... ¿cuántas veces has tenido miedo?

No eres más que un príncipe que se dio por vencido a medio camino... o una princesa que se tiró de la torre apenas cruzó la puerta.

No necesito que me rescaten, ni volar, ni una calabaza, ni una boda para "vivir felices para siempre". No necesita ser así.

Yo no quiero un cuento de hadas.

3 comentarios:

Pancake dijo...

Dios nos hace, y nosotras nos leemos u__u

Sere honesta, no he leido el post siquiera, pero TENGO que comentar esto antes de leer cualquier cosa.
Thumbelina con sus alas de hada rifa :)

La película de Don Bluth que vi unas ochomil veces de pequeña y la cual nadie parece conocer se despliega ante mis ojos.
Hoy te amo por llenarme de mariqueria old school mi corazón de pan.

Besos.
Ahora si, te leeré...

Pancake dijo...

Yo tampoco.
Quiero una realidad para trabajar.

Vuelvo a la misma frase del comment anterior. Las cosas pasan en cadena supongo, el mundito no ha sido muy feliz tampoco últimamente.

Hay una historia que quisiera contarte, algún día en persona, el día que nos tomemos el café con el cigarro en la mano en el parquecito.

Ese día voy a llorar durisimo.
Y las cosas y los textos van a tener sentido entonces.

Ahorita me robo tu idea, y la uso para un texto en borrador que no he publicado porque ya no sirve pero no tengo corazón para borrarlo.

Tines Verdes dijo...

Me encanta pulgarcita. La version en español (doblaje latino claro) tambien esta buena aunke el sgiificcado cambie. Pancake tiene razon parece ke nadie la conoce o la recuerda, es una lastima.