También me gusta leer lo que piensan de lo que pienso. Comentarios, por favor!

martes, 31 de agosto de 2010

Aun no.


Lo tengo clarísimo.


Ya estuvo bueno de pendejadas, lo quiero TODO, nada a medias... quiero dejar de darle la vuelta a las cosas y comenzar a actuar como lo que supuestamente soy: un adulto. No importa si no lo soy, si aun soy inmadura a más no poder y si aun me dan un chingo de miedo las cosas que impliquen crecer.


Tengo síndrome de Peter Pan, si.. ¿y que? No lo niego, me aterra crecer... pero quiero intentarlo. Por lo menos en el aspecto de las relaciones.. quiero que dejen de ser "las relaciones" y se convierta en "la relacion". No para casarme mañana ni para comprar casa.. simplemente tomarme bien pinche en serio las cosas y dejar de auto sabotearme.


Lo quiero todo.


Pero no lo quiero ahora.


Tratar de hacerlo hoy, o mañana, o pasado mañana, sería engañarme.


No, no me tiro a la cama a morir, ni lloro por los rincones, ni se me escurren las lágrimas cuando escucho "nuestra canción". Eso no pasa... pero tampoco pasa que esté totalmente superado.


"Esta semana te olvido" se está cumpliendo, si, pero no conozco algo que se esfume de un día para otro.


Empiezo a hacerme a la idea que aunque "no hubo nada", resulta que si estuve en una relación durante seis meses. SEIS. No me importa que diga la mujer en cuestión al respecto, por mi parte estoy bastante consiente que pensarla, escucharla y consumirla cada día durante todo ese tiempo, implica ganarte un puesto en mi corta lista de "ex".


Lo repito.. lo quiero todo.


Pero no hoy.


Hoy toca soltarse un poco, volar por otros cielos y... olvidarme de mi cuando estaba contigo.

miércoles, 25 de agosto de 2010

Siem-pre


El eterno idilio entre lo que quiero y lo que necesito.

martes, 24 de agosto de 2010

Random


No te extraño tanto como para llorar en mis días normales.

Por raro que parezca, hay muchos días en los que amanezco feliz, pero feliz con ganas. A veces digo tu nombre, me acuerdo de ti en medio de una plática o digo algo que tu hubieras dicho. Pueden pasat películas tristes, parejas de la mano, canciones que me recuerdan a ti.

Solo siento un tironcito en la garganta. Nada más.

Basta con que cualquiera mencione algo acerca de "compartir la vida con alguien" para que te extrañe a morir, y los ojos se me llenen de lágrimas y sienta que no puedo más.

Solo unos minutos, y luego...

Nada.

"Para siempre", contigo fue la primera vez que lo sentí, la primera vez que lo dije...

Espero que no sea la última.

No quiero morir sola.

domingo, 22 de agosto de 2010

Epifanía para curarme.

Espero Curarme de Ti - Jaime Sabines

Espero curarme de ti en unos
días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de
pensarte. Es posible. Siguiendo
las prescripciones de la moral en turno. Me
receto tiempo, abstinencia,
soledad.

¿Te parece bien que te quiera nada
más una semana? No es
mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede
reunir todas las
palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se
les puede
prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y
también
el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes
que
no se dicen nada.

Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y
subversivo del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo:
«qué
calor hace», «dame agua», «¿sabes manejar?», «se hizo de
noche»... Entre las
gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho
«ya es tarde», y tú
sabías que decía «te quiero»).

Una semana más
para reunir todo el amor
del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo
que quieras: guardarlo,
acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es
cierto. Sólo quiero una semana
para entender las cosas. Porque esto es muy
parecido a estar saliendo de un
manicomio para entrar a un panteón.


Se que lo de arriba ya había aparecido por aquí, pero tiene una explicación, no es reciclado de urgencia.

Suelo seguir los consejos de quien admiro... admiro a Sabines.

Me llegaron a la cabeza hace rato, después de algunos días de no pensar en eso, ciertos asuntos que me gustaría concluir de cierta forma, misma que ha sido no precisamente aprobada por las personas a las que se lo he comentado.

No daré detalles, pero lo que había estado teniendo ganas de hacer. Sentía que era lo que me hacía falta para saltar ese último escalón hacia tierra firme, no se si logro explicarme.

(Me caga la analogía "cerrar círculos" y me niego a usarla)

Me daba vueltas en la cabeza el no tener un argumento racional para mi forma de ver y hacer las cosas, hasta hace no se cuantos minutos que lo vi todo claro...

Sabines me lo explicó con detalles en "Espero curarme de ti"..

En una semana te olvido.

(espero...)

domingo, 15 de agosto de 2010

M O N D A Y


¿Cada cuánto digo esto?

Mañana es LUNES y no podría estar más feliz.

No tendría razon: Solo tuve dos semanas de vacaciones y antes de tomármelas me rompieron el corazón, entonces no fueron vacaciones si no "vamos a jugar a recoger los cachitos de tu corazón antes de volver a clases". Gané el juego, los tengo todos en una bolsa... ordenarlos es lo que sigue.
A lo que voy, dos semanas si fueron muy poco para descanzar, sobre todo mudandome a el pueblo más aburrido del universo. Por otro lado, es el tiempo necesario para que te den ganas de regresar a tu vida normal pero sin volverte "loca por salir de ahi".


Me hace feliz escuchar una y otra vez la frase "muero por verte" o "te extrañé mucho", me hace más feliz aun que las he escuchado una y otra vez de personas diferentes. Hay gente que me quiere, que me extrañó y que muere por verme.


Estoy aquí, estoy con la gente que quiero.


Voy a estar bien.

viernes, 13 de agosto de 2010

Solo pensando...


En que si de verdad ésto fue lo que siento que fue, algún día me vas a extrañar tanto que no vas a poder pararte de la cama, y las horas se te van a hacer eternas y los espacios diminutos.


O no, y solo continuarás viviendo tu vida sin mi.


Pudiste hacerlo 21 años, no hay razón para que te sea imposible ahora.


O para que me sea imposible ahora.

La luna me lo dirá..


Ranita dime como

puedo encontrar al gnomo


Dos líneas fueron suficientes para que se me hiciera el corazón chiquitito y tuviera que limpiarme a toda prisa la lágrima que se me escapó.


La canción se llama Lunada y es de Francisco Gabilondo Soler. Por alguna razón, aparentemente es el pase directo a los pocos buenos recuerdos que tengo con mi madre. Lo descubrí esta noche, mientras al azar apareció a mi alrededor, tocándome la fibra.


Mi madre cantándome esa canción mientras movía las manos llevando el ritmo para llamar mi atención. No estoy segura de nada, salvo de que en algún punto de mi infancia sucedió. ¿Por qué esa canción? ¿Por qué ese momento? No tengo idea... supongo que influye que después de ese hubieron pocos más.


No hay nadie más en mi recuerdo, solo ella y yo en alguna de las tardes que pasamos solas. No tendría más de cinco años, dado que mi hermana tampoco figura por ahí. Cinco años... después de ese recuerdo no guardo otro que sea tan íntimo. Tan mío. Tan suyo.


¿Cómo puede ser el último recuerdo sin nubes oscuras alrededor?


Me niego a creer que no tuve más recuerdos felices, pero realmente felices... en los que lo único que sintiera hacia mi madre fuera amor puro.


Es una tristeza, mama...

martes, 10 de agosto de 2010

Matrimonio


Uno de mis mejores amigos de la secundaria está casado.


Me enteré ayer por la noche, cuando mencionó "mi esposa" en una plática por poco freno de golpe la camioneta. Su esposa. Su esposa. Me aclaró, al ver mi cara, que se había casado por querer casarse, porque había encontrado a "la persona", no porque tuviera qué (léase, embarazo).


Lo último solo empeoró la situación.


¿Qué situación?


Mi crisis. Llevo un día con la cabeza dándome vueltas. Estar con alguien para siempre es una cosa, pero casarse es otra MUY DIFERENTE. No se por qué el asunto del matrimonio y los hijos me han dejado en jaque desde que recuerdo. Me hacen temblar, en serio.


Un "igual" que decide casarse, que decide que quiere dejar la vida como la conocía atrás y comenzar a vivirla con alguien más. Firmar un papel, empezar de cero, vincularte con alguien para toda la vida.


¿Y yo? Tan dispersa como siempre.. el no es el primero ni el último, conozco a infinidad de personas de mi edad que ya han hecho algo grande en su vida. Casarse, por ejemplo... y yo, igual que siempre. ¿De qué se trata? Mierda..


El matrimonio y los hijos son un tema que me pone mal.


Solo he considerado el hecho de tener hijos dos veces en mi vida.


¿Matrimonio?


Una sola. Una. ¿En qué pensaba? No lo se, pero me hizo dar un tiro en el centro de todo el rechazo al "para siempre" que había acumulado en veinte años. Realmente estaba segura que era una opción, dejé de tener miedo y al final no solo estaba segura.. lo deseaba.


Hoy las cosas están en el lugar en donde habían estado antes. Todo volvió a ser como siempre y se me crispan los nervios de solo pensar en la palabra matrimonio.


No estoy segura de poder considerarlo en el futuro, no creo ser "ese tipo de persona". Tal vez esto no es para mi, y ya. Debería dejar de reprocharme de una vez por todas el hecho de... whatever. Dejarlo pasar es lo que debería de hacer. No fue, probablemente la idea jamás volverá a sonarme coherente.


La vida entera se me había pasado sin siquiera considerar la opción de compartir mi vida con alguien de ese modo, una semana de haberlo considerado fue suficiente para continuar preguntándome qué será de mi.


Pero el tiempo dirá...ojalá no termine tragándome mis palabras.

lunes, 9 de agosto de 2010

Your should notice that...


Even when the one who went out was me.

miércoles, 4 de agosto de 2010

My favorite song.


Durante todo el día, no pude dejar de pensar en eso.


La idea de encender la radio no paraba de darme vueltas en la cabeza, una, y otra, y otra vez. Sin parar. Mientras me bañaba, mientras desayunaba, mientras jugaba con mi gato.


Encender la radio, solo un ratito, escuchar tu voz una vez más. Y luego caerme al suelo en pedacitos. ¿Valía la pena? ¿En serio era considerable tener que volver a armarme al final de la tarde? Pero por otro lado estaba un argumento contundente: tu voz. Todo lo que tienes que decir, todo lo que te corre por la cabeza. Escuchar tu risa, de lejos, sin ninguna otra opción. Sentirme llena. Y luego sentirme vacía, de nuevo.


Entonces me convencí:


No valía la pena escuchar tu voz, si no dice mi nombre, si me voy a sentir vacía, si voy a tener que recoger mis escombros cuando te despidas de la audiencia, sin mencionarme.


Entonces me tapé los oídos para no escucharte ni por casualidad.


No estoy segura de sentirme mejor al respecto...

martes, 3 de agosto de 2010

Azul Brillante


Te extraño en patines, con tus pantalones flojos y el pelo azul brillante.



Te extraño burlándote de mi, cantándome canciones inventadas y riéndote a carcajadas.



Te extraño contestándome dormido, pretendiendo que nada te importaba y pasando por mi cada viernes por la tarde.



Te extraño con tu sonrisa de niño malo y tus ojos de niño bueno.



Hoy te vi después de muchos años. El verte ahora, como un existir distinto, me hizo extrañarte así, como fuiste antes, cuando podíamos decir "cuando sea grande".



Ya no andas en patines ni vestido con ropa tres tallas más grande. Tampoco tienes el pelo azul ni es viernes, ni pasaste por mi...



Te encontré por casualidad, como se encuentran las cosas buenas.



Verte de nuevo fue como encontrar dinero en los bolsillos del pantalón que hace mucho no me ponía.