También me gusta leer lo que piensan de lo que pienso. Comentarios, por favor!

jueves, 10 de septiembre de 2009

Without You I'm Nothing - Placebo



Canción para mi Güera..

No me hubiera gustado dedicártela jamás, en serio.. pero resulta que las cosas no siempre son como me gustan.. como nos gustan, atreviéndome a hablar y tronarme los dedos por mi y por todos los demás alrededor tuyo.

Te vemos sonriendo, como si de verdad nos engañaras, y se nos revuelve el estómago. No lo logras Güera, a algunos cuantos tal vez... a mi no, a tus amigos no. La rabia nos está dejando cada vez más cicatrices en las palmas de las manos, por tanto apretar los puños y dar golpes al aire. Tu sonrisa, lo único que logra, es que se nos escurran las lágrimas con los puños apretados de pura impotencia.

Hace poco me dijiste, con una sonrisa en la boca, que mis ojos no me dejaban engañarte. Pretendí engañarte, hacerte pensar que todo lo que lograbas detectar no era más que cualquier desvarío de tu imaginación...pero tu sabías que había algo detrás de mis ojos. Aceptarlo hubiera sido fácil, salvo por que eras tu misma el motivo de mis lágrimas contenidas y de mi cara de velorio. Tu, tan frágil y tan rompible, en manos de ese inepto. Me fui antes de que se te cayera la sonrisa en pedazos y dejaras ver la mueca de dolor que traías debajo... y doy gracias por eso, por que hubiera sido inevitable que al verlo le soltara todo el sentimiento traigo entre las víceras.

Yo se, lo menos que hubieras pensado de mi es eso, mi actitud no ha sido la de siempre para/contigo.. no estabas delirando, si estoy diferente. La situación es que llegué al punto de no soportar un segundo más el verte haciéndote polvo junto a el, no solo como si fuera una opción, si no como si fuera la única. No lo soporté.

Sin embargo, estaba bastante consiente que en "la plenitud" de su regreso, lo único que iba a lograr era que pensaras que me preocupaba más de la cuenta, es más, probablemente aun lo piensas mientras lees ésto.

Yo he estado ahí, en ese lugar desde donde ves y escuchas todo a través de un filtro rosa opaco que lo retuerce todo. Las palabras de las personas a tu alrededor parecen estupideces sin sentido que, al principio, te entran por un oído y te salen por el otro, y entre más las escuchas, más comienzan a irritarte, a querer que se callen.

¿Por qué? Por que eventualmente todo lo que escuchas va teniendo sentido, pero no precisamente quieres que lo tenga, no precisamente quieres que te provoquen duda, no precisamente quieres creerlo. Va contra todo lo que prometiste, contra TODO. Se te hace inconcebible el pensar, siquiera, en romper tus palabras en pedacitos.

Lo se, todo eso lo se. Todo eso, y toda la confusión que traes dentro. Un fracaso más, aún cuando diste todo tu ser para que ésta vez si funcionara. ¿Qué esperanza queda? ¿Luchar y morir en batalla? Serías capaz de hacerlo, estoy consiente, así como lo estoy también de que mis palabras serían de poca utilidad justo ahora que te encuentras justo en el centro del anfiteatro.

No has escuchado a nadie más, no tendrías por que haberlo hecho conmigo. Lo se, no es la mejor manera, el estar lejos de ti, pero es la única que puedo controlar. De haberme mantenido cerca y dejarte decirme todo lo que tenías que decirme, lo único que hubieras conseguido es tener a tu lado un ser irracional y sobreprotector, que hubiera explotado más de una vez en vano, tratándote de alejar a tirones del fuego.

No me hubieras escuchado decirte que estás siendo una tonta al pensar que absolutamente todo es tu culpa, cuando te he visto mutar en algo que no conocía para mantener la relación a flote, que también, por otro lado, te has convertido no en una causa, si no en un efecto de cada movimiento que el hace, que estás totalmente obsesionada con rescatar a alguien que no quiere ser rescatado, que el NO va a cambiar por mucho que lo ames, y que, definitivamente, la perspectiva desde la que ves tu relación es irreal, detrás del filtro rosa opaco que magnifica las pocas cosas buenas y desaparece todo el caos que te revuelve.

Estoy, y te quiero como siempre... a pesar de que mis minutos contigo se han vuelto vacíos, insustanciales. Y voy a estar y a quererte no importa lo que decidas y cuándo lo decidas.

Estamos a la expectativa, Güera, con los brazos extendidos y las palmas hacia arriba, listos para agarrarte entre todos en cuanto te decidas a soltarte de la rama de la que te encuentras aferrada.

3 comentarios:

lezzoh dijo...

tengo 1 semana con esa cancion en la cabeza.. it freaks me out ver que ,,, se dio la ocacion de que la utilizaces :|

DL

Palm dijo...

Cuando me dijiste que me escribiste algo, pensé que habia sido un coment, no que hiba a ocupar este maravilloso espacio tuyo.

¿Esta tan de la chingada luchar por algo?.. algo que talvez yo le llamaría amor...

Será? No puedo. Te juro que me duele demaciado... es que dí demaciado, como nunca antes lo había echo. ¿Y cuando el me dice que me quiere?. Te juro que vibro que es verdad...

O tal vez ya haya echo mio ese filtro rosa.

Me partí en dos cuando leí la ultima parte, por que la verdad es que es primera vez en mi vida que puedo ser yo con gente y además llamarlos mis amigos.

Y te admito... hasta me cuesta creerlo.

No se. Estoy que me da vueltas el estomago.

Mi pedo es que dí demaciado...y a él, solo le encuentro pretextos para que no pueda ser lo que yo espero.

Lo hubieras visto hoy... no me soltó una hora. Y me dijo que me amaba... Enserio siento que yo tambien lo amo a él. Y no me imagino sin él.

No me imagino. Duele demaciado.

Haber que pasa mañana... a la mera, es el veredicto final.

No quiero soltarme. Me rehuzo. Lo amo...

El dice que tambien... ¿Qué hago?.

Valla... nunca me e sentido tan tonta..

te quiero.. nos vemos mañana.

Pancake dijo...

Cómo tu dijiste Goma, uno sabe cuando sus manos ya no pueden aferrarse a la rama seca y solos nos dejamos caer.

No la conozco, pero entiendo su necesidad por luchar por causas que considera válidas y reales. Entiendo su necesidad de decir puedo seguir aguantando sólo por validar ese sentimiento que llega de repente, y como ola, empapa y enjuaga todo lo que parece malo por unos momentos. ¿Porque si no luchamos por eso hoy, cómo sabremos que no valdría la pena mañana?

También he estado del otro lado, pidiendo a lágrima suelta que deje de tirarse una y otra vez contra la pared, porque me duele verle lastimarse. Te entiendo y la entiendo.

Sin embargo, vuelvo a lo mismo.
Sólo tus manos saben cuando es tiempo de soltarse, los demás sólo podemos dejar los brazos estirados esperando sostenerte en tu caída. Y si bien no la hay, seremos nosotros quienes te aplaudan por no perder la fe y llegar a la cima del árbol. Por seguir creyendo.

Cualesquiera que sea, ambas, se necesitan. Quieranse mucho.
n__n