También me gusta leer lo que piensan de lo que pienso. Comentarios, por favor!

miércoles, 15 de abril de 2009

Weeping



Puedes tomarte el tiempo necesario cuando vives solo, sin embargo en el momento en el que te ves "hospedada" con el resto de la familia en lo que solía ser tu hábitat, es imposible parar de girar dos segundos, suspirar y limpiarte las lágrimas toscamente sin que alguien te interrogue con determinación.

Justo por ese motivo, ayer me mudé a casa de mis abuelos. Les hablé como a las diez de la noche y estaban a punto de dormirse. Sin preguntar más, me dijeron que me esperaban y al llegar me dieron de cenar café con leche y unos panecitos redondos y esponjosos, sin advertir siquiera el color enrojecido y las pestañas húmedas.

Un beso de cada uno, una sabanita de franela y me encontré en el cuarto viéndolos dormir, sin poder pegar los ojos durante más de media hora. Sin que tuviera que dar explicaciones, me fui al sillón de la sala a ver televisión, y luego, a llorarle un poco, o un mucho, según se le vea.

A veces sirve dar algunos pasos hacia atrás, volver a ser la niña consentida que escapa a casa de los abuelos a que la apapachen después del berrinche en su casa y que despierta al otro día sintiéndose mejor.

1 comentario:

Palm dijo...

Hay mi Gomita...

cuando te vuelva a ver llorando MATARÉ sacandole un moco al culpable... sea quien sea y con tu permiso claro esta..

wey en lo que bajaba me llamo la atencion la foto. La adore, ¿Me veía asi hoy en clase?.. creo que un poco mas ridicula no?