También me gusta leer lo que piensan de lo que pienso. Comentarios, por favor!

lunes, 16 de marzo de 2009

En el mismo lugar...


A las cuatro de la tarde me di cuenta que no era un deja vu, si no que realmente había estado ahí cuatro años atrás.


Después de varios meses viviendo sola sin extrañar a absolutamente nadie de mi pasado, después de no soltar una lágrima, después de no sentirme incompleta a pesar de que "mi todo" había sido dejado atrás drásticamente poniendo tierra de por medio, me supe completamente sola.


Mi relación terminó y las horas libres de mi tarde se vieron vacías por primera vez desde el día que puse un pie en ésta ciudad, mi teléfono dejó de sonar, mi estado anímico decayó, mi "yo social" se volvió un mito y compensaba mi soledad escribiendo. Me supe completamente sola. No había nadie para mi en una ciudad en la que tampoco conocía a nadie.


Por primera vez extrañé, y extrañé mucho. Al principio ocupaba mis tardes vacías de besos y de pláticas largas en pasos sin prisa, bajo el sol, bajo la lluvia, bajo la luna... me hacían sentir menos estúpida, me llenaban la cabeza durante esas horas libres, me servían para no pensar.


¿En que pensaba cuando no caminaba? En que irónicamente, no sabía hacia donde caminar. En que me encontraba en un punto de no retorno, en el que no había forma alguna de volver sobre mis pasos por que era demasiado tarde, sin embargo tampoco sabía como seguir hacia adelante. Todo a mi alrededor se movía y yo permanecía estática.


Un día las caminatas no fueron suficientes y me dediqué a dormir durante la tarde, escribir durante la noche y hacer como que iba a la escuela, salvo el 50% de las veces en las que me iba a la playa a "no pensar" con Azul, la única que fue mi hermana, mi mamá y mi amiga durante todos esos meses con toda la responsabilidad que se puede tener a los 16 años.


La vida siguió su cauce, vinieron tiempos peores y sentí desfallecer, tanto física como psicológicamente. De alguna manera logré salir adelante y me sentí orgullosa de llegar a donde he llegado después de estar pegada al piso.


A las cuatro de la tarde me di cuenta que no era un deja vu, si no que realmente había estado ahí cuatro años atrás.

Hoy las cosas son diferentes, sin embargo sentí nuevamente una sensación de no valer nada, de no pertenecer, a pesar de saber que no es así. Me doy cuenta que se debe a que mis prioridades no son las que deberían, ni como metas en la vida ni como acontecer diario y estoy viviendo "para" y no "por", soy un efecto en lugar de ser una causa, y me vuelvo moldeable y manejable y tonta.


Nuevamente no puedo volver sobre mis pasos y a pesar de no estar sola, así me siento algunas horas al día. Tengo un camino frente a mi, pero por alguna razón no me atrevo a dar pasos tan largos como debería para llegar de una vez tren y subirme, del que no se como ni cuándo me bajé.


Después de caminar tanto, vivir tanto y crecer tanto, hoy a las cuatro de la tarde sentí furia por saberme parada en el mismo lugar.


3 comentarios:

lezzoh dijo...

la vida son ciclos, pero, a estas alturas deberias recordar ke si fuiste capaz de dar la vuelta completa, como sea empiezas de nuevo a caminar, en una nueva direccion.

a la soledad no se le debe temer, se le debe entender y respetar, la soledad es tan fuerte como la dejemos ser.

DL

adrui dijo...

aww pequeña no te sientas sola, yo te abrazo cuando lo necesites :)
tqmm

polvo de menta dijo...

se exactamente que se siente...