También me gusta leer lo que piensan de lo que pienso. Comentarios, por favor!

sábado, 19 de diciembre de 2009

Diablo Guardián - Xavier Velasco



Fue uno de los no se cuántos libros que me leí en verano para no volverme loca.

Hice click como desde... la primera pinche hoja. Tal vez un poquito después. Más o menos cuando llegué aquí:

"¿Cómo quieres que empiece? Daddyhadalittlelamb? Soy oveja, ya sé, mi
destino es vivir entre el rebaño. Pero eso sí: primero negra que mestiza. Mis
papás son ovejas mestizas, yo salí negra y con modales de cabra. Soy la
vergüenza del rebaño, y en eso estamos más que correspondidos. Por mi, ni los
conozco. Soy el cordero que le saca lo cerdo al buen pastor, pero también lo
buen pastor al cerdo."
Y de pronto me vi leyendo situaciones que yo había vivido, o que hubiera querido vivir. Me encontré desde el hecho de sentir que no encajo en la Happy Family, hasta el pelo pintado de rojo en medio de la huida, como cuando quería irme a Puerto Pajaritos.

Si ese libro hubiera caído en mis manos por aquellos años, no estaría escribiendo desde aquí, probablemente. Seguro tendría el pelo pintado de rojo, pero andaría si no en Pajaritos, en algún otro lugar allá afuera.

Una situación tras otra, sentía que eso había pasado por mi mente ya en algún momento, que esa expresión, de perdida, la hubiera utilizado. Velasco se la lleva entre palabras conocidas y mentadas de madre bien utilizadas, jamás se anda por las ramas, te deja ir las cosas de chingadazo. El shot de intensidad necesaria para aquellas veces cuando la vida nomás no te alcanza.




Cuando terminas de leer, como bien dijo la Chumis, la idea de no estar viviendo lo suficiente se te revuelca en la cabeza por varios días, las ganas de mandar toditito lo que no te gusta a la chingada se vuelven incontenibles y acabas por alzar las manos al viento, orgullosa de ser la oveja negra.




Recomendable

2 comentarios:

oculta y feliz dijo...

Gracias por la sugerencia en estas vacaciones tan largas :D

La Chumina dijo...

Y no olvidemos las ganas de derrochar y comerse al mundo.