También me gusta leer lo que piensan de lo que pienso. Comentarios, por favor!

sábado, 4 de diciembre de 2010


Cuando tenía como 10 años, mi padre se dio cuenta que que "Oye, papi.." se hacía cada vez más raro y que la etapa en la que yo dejaba de correr para pedir opiniones y no hacer lo que se me daba la gana, había terminado. Así que comenzó a soltarme al azar un montón de cosas para que las utilizara cuando se me diera la gana.


Una tarde me preguntó, sin causa aparente, qué hacía cuando estaba en una situación que no me gustaba. Yo, por supuesto, lo miré como miran las niñas pre-pubertas a sus padres y le solté algo que mostraba mi indeferencia a cualquier situación que no me afectara directamente.


El, ahora entiendo, con toda la intención del mundo, me soltó directo a la cara TODO lo que no quería escuchar y obtuvo mi atención.


Después, como no queriendo la cosa, me dijo una de las cosas más inteligentes que me han dicho en esta vida:


- No, hijita, si no se trata de dejarlo pasar. Nomás es cuestión de que lo veas lo suficiente para que lo sientas normal y unas cuantas más para que termines haciéndolo tu.


Aplicó el día que vi cómo una amiga le coqueteaba a un señor casado, el día que el novio de otra amiga la empujó "de broma" frente a mi, el día que todo mi salón molestaba a un dude por ser gay, el día que vi a la güera volver mil veces al lado de un idiota para el que nunca fue prioridad.


Y aplicó hoy, carajos.


Aplicó hoy.


Que no se me olvide que falta un paso, solamente uno para que termine haciéndolo el resto de mi vida.


Que no se me olvide que los hábitos más difíciles de dejar son a los que se les agarra el gusto.


Que no se me olvide que todas las veces anteriores, tuve el valor para pararme y decir: NO. Aunque no me correspondiera, aunque no me afectara directamente, aunque me ganara el desagrado de varios.


¿Qué mas da? Me paré y me opuse. Y preferí que mi amiga me dejara de hablar por decirle que era una zorra, y que el novio de mi otra amiga me odiara, y que todo mi salon también me odiara, y que la güera y yo nos distanciaramos por meses.


A ver cuánto tiempo me toma mandar todo a la chingada y decir que no. Que no se me olvide que puedo hacerlo.


P.D. Ya se que esto suena a cualquier canción de Lupe D'alessio, pero de verdad, necesito convencerme a mi misma esta vez.

4 comentarios:

lezzoh dijo...

the time Shall come.

DL

roux dijo...

Hola! llegue a tu blog gracias a la magia del googleit! buscando algo que una amiga puso en su fb, que por cierto dude que fuera de ella y solo di contigo.

Bueno, he leído algo de lo que has escrito, la verdad no ha sido mucho y no tengo nada más que decirte de lo que seguramente ya has oído o leído, como sea, escribes muy bien y espero pronto darme otra vuelta por acá para seguirte leyendo.

Buenas las tengas tú también :)

Alyssa dijo...

Gran consejo, muy poca gente suele hacerlo.

Anónimo dijo...

escoji esto al azar. Y juro que me emocione que todavia me tengas en mente. nose...
eres muy especial para mi.
te adoro.
con locura.

la guera