También me gusta leer lo que piensan de lo que pienso. Comentarios, por favor!

domingo, 10 de octubre de 2010

Ridiculamente evidente y nitido.

No se que está mal conmigo..

Pienso en ti, y aun con toda la mierda que tengo enfrente, no puedo evitar sentirme nerviosa. Sentir las pinches mariposas y el escalofrio en la espalda, como si fueras un ente perfecto, que hasta lo que haces mal me provoca amarte. No eres perfecta, gracias a Dios, y no toda la mierda me provoca amor, pero a veces me pregunto cuánto me falta para que la coherencia deje de estar presente en mi.

No tiene ni 12 horas que me llevaste del cielo al suelo, con la facilidad con que se truenan los dedos. Justificandote con estupideces que solo me hacen pensar que podría llegar, con un poco de trabajo, al punto en que ya no puedas. No lo hago. ¿Para qué? No me darías la razón.

Y yo, que me trago el orgullo con una facilidad inexplicable cuando se trata de ti. Una y otra vez. Al grado parecer idiota. De ser idiota. Pidiendo disculpas, admitiendo que no tengo la razon.. ¿que es de mi cuando estoy contigo? Mi naturaleza se acaba y dejo de ser la imbécil que no se equivoca, para ser la imbécil que no le da miedo admitirlo contigo.

Hoy me partiste la madre. No esperaba nada de ti, en absoluto. Ya había llorado las lágrimas justas para que no me doliera el marcharme hoy, después del frío de ayer.

No esperaba nada de ti, sin embargo, apareciste con tres palabras después de varios momentos llenos de silencio. Y me hiciste esperar.. tanto en esperanza como en tiempo. No necesitaba eso, ¿lo sabes? Pero ahi estuve, esperando, esperandote... y cuando no hubo más que esperar, me di la vuelta y, sobre mis talones, y me alejé hecha un mar de lágrimas al destino en el infinito, donde las mañanas no me huelen a frío y las noches no me huelen a ti. Decepción, más que ardor... no se si es mejor o peor.


Debería mandarte a la chingada. Debería. En serio. Dejar de una vez por todas de luchar contra corriente, de dejar de ponerle "peros" al millar de chingaderas que me has puesto enfrente cada que me tienes cerca. Tienes el hábito de hacer que te odien. Vas por la vida repartiendo la idea prefabricada de que eres mala, de que no hay nada que hacer al respecto y de que, invariablemente, llevar tu nombre está vinculado a chingaderas. Y te lo crees.



Vale, engaña a quien quieras, te sale bien. Pero te advierto que conmigo no lo logras, lo siento, no me vendes la idea. Para tu suerte o desgracia, yo se quien eres.. así que deja de gastarte frente a mi, tratando de convencerme. Lo único que haces es trabajar el doble y romperme el corazón en el proceso.



Es todo.



...



Post escrito en un punto entre el llanto incontrolable y esa etapa de la madrugada en la que todo parece ridículamente evidente y nítido.


Para mañana en la mañana ya no tiene vigencia.



Y ya, buenas!

3 comentarios:

lezzoh dijo...

a veces me pregunto sinceramente por que te sigues haciendo esto.

DL

Nameless dijo...

Sólo quería decirte que. Que las cosas cambian y tu situación cambiará tarde o temprano.
Va a llegar un día en el que te preguntes cómo pudiste soportar tanto, te disculparás y de nuevo te darás tu lugar, sintiéndote bien contigo.

Te dejo un abrazo.

Letycia dijo...

¿Cuando nos vemos y platicamos? Nunca quedamos de acuerdo. Espero que sigas teniendo mi núm. Letycia. (je, y espero que te acuerdes de mí)