También me gusta leer lo que piensan de lo que pienso. Comentarios, por favor!

viernes, 11 de febrero de 2011

Destino Incierto


Hace algun tiempo, la persona que me quita las ganas de dormir escribió una analogía sobre el amor y los viajes.

Manejas hacia un destino que no conoces y mientras lo haces, tienes que pasar por "casetas" en las que pagas más o menos, según la ocasión. Las casetas son las personas de un rato, las relaciones infructuosas, los resbalones y lo que nunca fue.

Todas las casetas valen la pena, con tal de llegar al destino, a la persona correcta, al amor de verdad.

No se si pasó antes o después de leer esto, pero he adquirido el hábito de llorar mientras manejo en carretera. Algo pasa con mi cabeza que las cosas que evito pensar durante el día, se me escapan y aparecen frente a mi.

Hace como dos semanas me pasó. La analogía volvió a mi cabeza en medio de no se cuántas cosas que ya me daban vueltas. Y un rayo de sol me pegó directito en los ojos y, no se cómo, lo entendí. Todo. Tan claro, que tuve que cerrar las ventanas para gritar a gusto.

Para ella, no fui una caseta, por supuesto.. soy mucho más que eso. Pero tampoco soy el destino, ni siquiera algo cercano. Para ella soy la pinche copiloto, la que va a su lado durante todo el viaje, la que está siempre que lo necesite, la que la ubica en el mapa cuando no sabe por dónde ir, con la que platica mientras ve el paisaje y la que se bajará a chingar a su madre una vez llegado el momento.

Pues no es que no pueda hacerlo, lo tenemos claro. Con lo que traigo dentro podría seguir con ella y con el plan que tiene en la cabeza de estar a su lado, aunque no sea el destino. El amor te vuelve idiota, dicen por ahi.

No es que no pueda, entonces, es que no quiero seguir en esto, sabiendo que al final me va a romper la madre.

No importa si tengo que caminar..

En la próxima caseta, me bajo
Enero 28, 2011

4 comentarios:

JOAM dijo...

Sabia decisión, es mejor dejar de seguir un camino q sabes que tarde o temprano te llevara a un abismo. Es mejor dejar de ser el copiloto y convertirse en al Piloto así tu elijes el camino y escoges tu destino.
En esto del amor esas decisiones son difíciles y complejas, pero si miras atrás y miras dentro de ti misma la suma de amas cosas te dará una idea de hacia dónde quieres ir.
Sigue adelante mi Querida Goma Rosa

Anne Bonny dijo...

Una triste y real analogía, que me ha llegado, sin saber bien el porque.

Anónimo dijo...

ola... creo q no es de gran importancia pero lei en algun lugar...

EL peor sufrimiento que ha inventado el hombre es el amor, uno sufre cuando no tiene a quien amar, cuando ama alguien, cuando a quien ama no siente lo mismo y cuando el amor te hace su esclavo...

saludoss

mariposa dijo...

Gomita ayer me flete otro libro de la Mastretta y me acorde de ti :)

me gusto lo de las casetas pero creo que es imposible llevar copiloto...
Al menos para mi no soy mujer de fe.




Saludos linda, no se si me creras que te leo por encima de mol y esas son palabras mayores.