También me gusta leer lo que piensan de lo que pienso. Comentarios, por favor!

miércoles, 10 de marzo de 2010

Rojo Puta


Basta con que te pintes el pelo de rojo para que te tachen de puta.


Tienes el "camino amarillo" bastante predecible: la otra, la fácil, la urgida...


Siempre me había llenado la boca diciendo que no tenía que ser así, de hecho nunca había considerado ser ninguna de esas cosas, pero supongo que no se puede hacer mucho para cambiar el destino al que te amarras cuando decides parecer una puta.


Yo no era puta, hasta que lo fui.


Nada fue intencional. Tampoco es algo que me haga sentir orgullosa ni que quiera enmarcar y colgar en la pared de mi sala..


No se en qué momento perdí el suelo el tiempo necesario para decidir que me valía madres.


Sí se, de hecho: perdí el suelo cuando intenté verla a los ojos parada de puntitas, y después, no lo volví a encontrar. Me la he pasado flotando en algo entre agua y nubes que no me deja respirar, pero tampoco me asfixia.


Lo peor es que esa sensación me gusta. Juego a soltarme del hilito de conciencia al que estoy agarrada sin muchas ganas, pero no lo hago, el miedo me hace aferrarme de nuevo al instante. ¿Y si no soy más que el proceso número 35 de la larga lista?


No sería la primera vez ¿no? Por eso sigo aferrada al hilito de conciencia, por eso y porque sé que si me dejo ir, no tendrías otra alternativa más que irte conmigo. No quiero eso, no quiero ser la puta que se quedó contigo porque no tuviste de otra.


Lo seguiré haciendo hasta que sea inevitable, y entonces...


Habrá que cerrar los ojos y soltarse al vacío.

1 comentario:

lezzoh dijo...

"asi del precipicio."

DL