También me gusta leer lo que piensan de lo que pienso. Comentarios, por favor!

viernes, 23 de enero de 2015

Gritos.




Suelo pensar que a lo largo de mi vida no existe una sola decisión que quisiera cambiar, porque el camino me llevaría a un destino diferente y soy consciente de lo afortunada que soy de estar en donde estoy, con quien estoy, haciendo lo que hago.

Pero otras veces me gustaría no tener un pasado. No tener malas costumbres aprendidas, malos hábitos destructivos, pésimos mecanismos de supervivencia. Me gustaría no tener miedo a dejarme ver vulnerable, a bajar la defensiva, a no ser suficiente, a que me abandonen. 

Hoy me siento amada, completamente, de pies a cabeza y aun así, soy incapaz de dejar de desconfiar de las cosas más idiotas. Puedo pasarme días buscando una piedra gigante, cuando lo único que hice fue tropezar con mis propios pies. 

¿De qué se trata todo esto? ¿Cuánto tiempo más lo que sea que haya construido dentro de mi en el pasado, va a seguir explotando una y otra vez? ¿Por cuánto tiempo más voy a seguir buscando lo que está mal en mi?

Ayer estaba profundamente dormida, cuando sentí a Cielo acostándose justo al lado de mi, me despertó su cuerpo apretándose al mío, su voz diciéndome "te amo" y las estrellas completitas cupieron en mis ojos. 

Unas horas después, apenas el sol entró por la ventana, me desperté con ganas de correr del otro lado de la ciudad y ponerme a salvo. ¿A salvo de qué? A salvo de mi pasado, aparentemente, porque en el presente no había nada a qué tenerle miedo. Sin embargo, las ganas de correr ahí estaban. Y de llorar. Y de pelear, sobre todo, porque es lo único que se hacer cuando me siento amenazada.

Entonces se convierte en una guerra constante entre mis impulsos primigenios y la que intento que sea una mejor versión de mi. Y decido quedarme callada un segundo, no moverme, esperar a que la niña cobarde y conflictiva que me habita deje de gritarme. Pero parece no cansarse de gritar; siento la vibración de su voz en el pecho, en los brazos, en la garganta.

Finalmente, logro convencerla de que Cielo es la misma persona que ayer por la noche me metió bajo las sábanas cuando había frío. Y que con ella nunca siento frío. 

Y deja de gritarme poquito a poco.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

estas a todo dar hermana tu dejate querer!! no dejes que nada de lo pasado te joda tu presente.

no sabes que gusto me da . te mereces oro!

beso

palm

Anónimo dijo...

Me siento tan identificada con muchas de las cosas que escribes incluso me gusta retroceder en las fechas y realmente me meto en lo que cuentas! Atte. Una fan que a diario le gusta leerte ��

Okinu dijo...

Deja de usar el auto-sabotaje y dedícate a ser feliz y disfrutar lo que tienes, a mi también me pasa mucho, pero estoy tratando de cambiar mis malos pensamientos e ideas. :D

Akira Kamihira dijo...

hola bueno desde el 2014 te sigo en tu blog pero no tenia forma de dejar un comentario ni nada jeje de echo siempre leia tus entradas y me encanta tu forma de expresarte incluso me hacia refleccionar sobre muchas cosas y bueno siempre ahi alguien que nos hace sentir felices aunque sea un momento..yo pronto quiza pierda a alguien asi pero bueno ... solo hay que respirar hondo y seguir el camino...

David Lezrad dijo...

Desear no tener pasado es sin querer abrirte a la posibilidad de cometer los mismo errores, forgive but don't forget.

y, Claro que es una lucha constante que en teoria cada vez deberias ganar mas rapido, es una batalla que tienes rete-arto ensallada, encuentra lo que esta mal en ti pero no te paralices en eso, mejora pero no meditando sino caminando.

DL